Toddlers A: PLP “La Tierra”

Toddlers A: PLP “La Tierra”

Al ser acompañantes de propuestas que surgen de los intereses de los infantes, co-construimos mundos posibles.

Durante los primeros días, nos familiarizábamos con los diferentes espacios que nos brinda nuestro preescolar y era notorio el acercamiento placentero a ambientes vinculados con la tierra. La espontanea exploración, el dialogo y la interacción primaba en ellos. Día tras día, volvían al arenero, disfrutaban de la huerta y les llamaba la atención el parqueadero, por lo cual esos ambientes se convirtieron en tercer maestros y generadores de interrogantes, hipótesis y descubrimientos ¿miss de dónde vienen esos gusanos?, “las hormigas comen arena porque a ellas les gusta la arena”. Experimentar es un proceso que perdura a lo largo de la vida, nuestros primeros contactos son netamente con lo sensorial fruto de nuestra biología humana, lo cual Susanna Langer lo llama órgano de la mente, siendo las extremidades los sentidos y centro el cerebro.

Gracias a las experiencias sensibilizadoras, la investigación de saberes previos y la intervención de preguntas orientadoras, procedimos a elaborar la red de saberes en las que se involucra como pregunta generadora ¿Cuál es la importancia de la tierra como recurso natural y vital de los seres vivos?, siendo las subpreguntas: ¿dónde lo encontramos tierra?, ¿qué crece en la tierra?, ¿qué animales viven en la tierra?, ¿qué podemos hacer con la tierra? Para imaginar libremente y sin límite a través del proyecto lúdico pedagógico.

Según  Malaguzzi (2001:58) citado por el MEN (2013) el niño aprende interaccionando con su ambiente, transformando activamente sus relaciones con el mundo….participa en la construcción de su yo y en la construcción del yo de los otros. En este sentido, es de añadir que el juego, el arte, la exploración del medio y la literatura al ser actividades rectoras de la infancia potencializan la movilización de actitudes, conocimientos y habilidades.

Teniendo en cuenta estas premisas,  se propusieron las experiencias detalladas a continuación:

Para descubrir aquellos lugares donde encontramos tierra, presentamos imágenes del desierto, huerta, playa, canchas, bosque, arenero a través del kamishibai donde pudieron expresar sus puntos de vista y comentar ideas previas referentes a ellos, basándose en sus experiencias o imaginarios. “en el desierto hace calor”, “en la playa hacemos castillos de arena”.

Posteriormente, recolectaron tierra de diferentes entornos circundantes con el apoyo de los padres para reconocer sus características a través de la manipulación directa dentro y fuera del aula. “está mojada”, “tiene piedras miss”, “con las conchitas escuchamos el mar”. Lo cual nos llevó a construir nuestra propia tierra experimentando con harina, colorantes y aceites. Finalmente, con cada una de ellas elaboramos murales para representar dichos lugares, siendo realmente placentero el experimentar llegando al intercambio y el cuestionamiento.

Para abordar el crecimiento en la tierra, sembramos un amigo y vivenciamos  el proceso de siembra y cuidado. De igual forma, les preguntaron a sus familiares diferentes recomendaciones. Cada día nos dirigíamos a la huerta a fortalecer los vínculos con diferentes intenciones, desde el contemplar hasta el descifrar lo que el ambiente natural nos puede ofrecer.

En primera instancia, se realiza la siembra siguiendo el paso a paso y las sugerencias consultadas…“hay que echarle agüita todo los días”, “cantemos estrellita donde estas”. Luego, se procede a la creación de un personaje con la implementación y entrega al material diverso. Más adelante, se lleva a cabo una concientización del cuidado y mantenimiento, donde previamente se arrojan empaques desechables, papel periódico y otros residuos simulando un espacio no adecuado. Al observar que dicho ambiente no estaba en óptimas condiciones se sintieron muy tristes, otros enojados “¿quién hizo eso?” “están tristes nuestros amigos” y de inmediato quitaron lo que no pertenecía a ese espacio natural reflexionando cómo podríamos cuidar el entorno desde el diario vivir.

Más adelante, dimos continuidad con los animales terrestres los cuales representaron, hablaron de ellos y cada una de sus características. Para ello, trajeron una representación de su animal terrestre favorito y lo compartieron con sus pares a través de un show de sombras. “la jirafa tiene manchas”, “la vaca come en la tierra”. Igualmente, los títeres planos posibilitaron la creación de habitad, con palitos, lana y otros elementos que nos brinda el entorno otorgándole el significado que ellos consideraron.

Cada personaje fue partícipe de una obra creada para los amigos de infants, en ella el mono pepe se encontraba a varios amigos en un recorrido y lo ayudaron en las situaciones que se le presentaban. Según el MEN (2013), la literatura infantil permite la elaboración y narración de historias llenas de fantasía y realidad, la expresión de emociones, el aprendizaje de la vida y da rienda suelta a la imaginación.

Es de añadir que no se explora únicamente lo físico, también hace parte lo social y cultural, se explora con libertad e independencia, por ello los maestros  acompañan el proceso, fortalecen la curiosidad y la iniciativa llevándolos a responder sus propios interrogantes. La vista al solar de Mao afianzó el contacto con flora y fauna doméstica y salvaje, teniendo la oportunidad sensibilizarnos más con ella. En la Granja de Mao visitamos codornices, gallinas, búfalos, conejos y tortugas. Sorprendidos y atentos a cada movimiento de estos animales, los infantes pudieron alimentarlos y tocarlos con gran interés descubriendo texturas, colores y formas en cada uno de ellos. Igualmente, interactuaron con serpientes unos más arriesgados palparon su cuerpo escamoso, mientras otros optaron por observarla detalladamente a través del cristal. En el Mundo Salvaje, visualizamos venados, zainos, guartinajas y un gran avestruz con su largo cuello. Por otro lado, Mundo Mariposa nos esperaba con un hermoso jardín y un mariposario con biodiversidad de especies, comprometiéndonos con el hada mariposa a cuidar todas las especies.

Al ver las posibilidades que nos brinda la tierra, se promueve el juego libre fomentando el desarrollo de las habilidades personales y sociales que serán reflejo en la intervención y transformación de su propia realidad la cual crean y recrean con espontaneidad. Así mismo, se realiza un desafío poniendo a prueba sus propias habilidades. Igualmente,  se elaboran instrumentos musicales con los que pudieron expresar lo vivenciado en el proyecto, comunicando y apreciando a través de los sentidos.

El socializar y compartir con otros los aprendizajes y la vitalidad de la tierra como elemento fue el gran cierre. Padres y familiares acompañaron y participaron de él. Con grandes ansias los recibieron con la canción elaborada con sus instrumentos “la tierra la cuido yo, con la tierra juego yo”…Luego en la playa, revivimos el desafío donde padres e hijos transportaron el elemento terrenal y al finalizar la pista descubrieron tesoros con los que realizaríamos un portarretrato, con las fotos de preferencia pertenecientes a la galería de experiencias.

Sin lugar a dudas fue un proyecto recordarán, pues…

La enseñanza que deja huellas no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón”-Howard Hendricks

 

 

Share this post